Musicos que murieron de forma extraña (Parte 1)

Ya sabemos que la historia del rock está repleta de muertes prematuras y trágicas, pero muchas de ellas apenas sorprenden porque fueron el producto del estilo de vida propio de los músicos —sobredosis, intoxicaciones etílicas, etc.— o porque se debieron a causas que pueden afectar a cualquiera, como los accidentes de tráfico, de aviación, las enfermedades, incluso los asesinatos. Pero no acaba ahí la cosa. En el mundillo ha habido otros fallecimientos bastante más chocantes, por lo fortuito, por lo surrealista o por lo estúpido. Muertes que pudieron evitarse fácilmente o que llegaron de la manera más peregrina en el momento menos conveniente.

Danny Cedrone | Discografía | Discogs
Danny Cedrone y el inicio del Rock and roll

Esta peculiar tradición empezó en el momento mismo del nacimiento del rock & roll, con la canción que hizo estallar la fiebre, «Rock Around the Clock», de Bill Haley & The Comets. Quién no recuerda el magnífico solo grabado por el guitarrista de los Comets, Danny Cedrone; un solo tan bueno que de hecho lo repescaron de una canción anterior en donde también había tocado él. La clase de solo que en los años cincuenta podía convertirte en una leyenda. Pues bien, en junio de 1954, apenas tres meses después de haber grabado «Rock Around the Clock», Cedrone abandonó este mundo de la manera más peregrina imaginable: fue a un restaurante donde vendían comida para llevar, hizo su pedido, lo cogió y cuando se disponía a marcharse, tropezó en las escaleras de la salida, cayó y se rompió el cuello. Murió al instante. Así, Danny Cedrone se convirtió en el primer mártir oficial de la historia del rock. Por entonces, «Rock Around the Clock» todavía no era un éxito, pero ocho meses más tarde apareció en una película y explotó, generando un fenómeno musical y sociológico a nivel mundial. El pobre Cedrone, cuyo solo empezaron a descubrir millones y millones de personas, nunca llegó a ver cómo en 1955 se convertía en el guitarrista más escuchado del planeta.

Continuara…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*